Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés. Además de hacer más rápida la navegación evitando que determinados apartados se carguen de nuevo conforme el usuario interactúa con ellos. Si sigue navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Cerrar aviso
-

POSTURAS DE YOGA PARA MEJORAR PROBLEMAS DIGESTIVOS



POSTURAS DE YOGA PARA MEJORAR PROBLEMAS DIGESTIVOS
Los malos hábitos alimenticios, comer con prisas, hablar al mismo tiempo, no dedicarle el tiempo que merece a cada comida, entre otras causas, hace que no mastiquemos bien. Esto supone una carga extra para nuestro sistema digestivo, algo para lo que no está preparado. Por lo que es común la sensación de molestias abdominales, hinchazón, alteraciones de la motilidad intestinal, llegando incluso en casos más severos a los dolorosos cólicos estomacales.

Somos lo que comemos, y por ello, en primer lugar, debemos tener muy en cuenta la alimentación que proporcionamos a nuestro cuerpo. En base a ello, es importante para mantener nuestra salud, ingerir bastante líquido, el consumo de una dieta variada, rica en frutas y verduras, que nos aportan vitaminas, fibras y minerales esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

De esta misma forma, también es importante tener en cuenta que los alimentos que ingerimos deben ser de calidad, por lo que es recomendable que sean sin químicos añadidos, y procedentes de cultivos lo más naturales posible, ya que esos aditivos son perjudiciales para nuestra salud, y dañan la flora intestinal. Mantener el equilibrio en la flora intestinal es sin duda, un factor muy importante en una buena digestión.

Con una alimentación adecuada, nuestro sistema digestivo podrá funcionar de una mejor manera. Sin embargo, en muchas ocasiones todo lo anteriormente comentado, unido al estrés, las preocupaciones, las prisas, un ritmo de vida acelerado que no nos permite disfrutar de cada momento, nos producen digestiones pesadas. En este contexto, la salud de nuestra mente también adquiere gran importancia. Como ya sabemos, en una mente sana, vivirá un cuerpo sano. Si logramos nuestro equilibrio interior, y nos acercamos a ese bienestar mental, si conseguimos relajar la mente a un estado de libertad ínfima, nuestro cuerpo será capaz de descargar toda esa presión ejercida sobre los músculos, entre ellos los que intervienen en la digestión.

La práctica de yoga va mucho más allá de un ejercicio físico, es la búsqueda del bienestar, nos permite obtener el equilibrio entre el cuerpo y la mente. Ser capaces de relajar el organismo, despejarnos de todo aquello que no nos deja avanzar, ser más conscientes de nuestros movimientos y nuestros propios cuerpos. Además, nos ayuda a empatizar con el medio que nos rodea, a establecer un mayor vínculo con el mismo, a conseguir en definitiva, la libertad de nuestra mente.

Entre las posturas indicadas para facilitar y estimular la digestión, podemos encontrar las que se detallan a continuación:

1. Marjasryasana-Bitilasana (gato-vaca)
En esta asana, alternaremos la curvatura de nuestra columna al tiempo que nos concentramos
en realizar una respiración profunda, pues de esta forma, masajeamos nuestros órganos,
comprimiendo y estirando nuestros intestinos para así estimular la circulación de sangre a
nuestras células epiteliales encargadas de su buen funcionamiento.

2. AdhoMukha Svanasana
Muy beneficiosa para conducir respiraciones profundas hacia nuestro abdomen tirando del
ombligo hacia arriba y adentro cada vez que exhalamos para nutrir nuestros intestinos.

3. Trikonasana (triángulo)
Nos ayuda a fortalecer en general, brazos, piernas, y la musculatura de la zona media, que es
la implicada en el proceso de la digestión.

4. Uttana Shishosana
Esta postura es ideal para estirar el abdomen y aliviar los calambres estomacales producidos
por las comidas excesivas o pesadas.



5. Setu Bansha Saravangasana (puente)
Mediante una inclinación de espalda, es ideal para comprimir los órganos digestivos,
estimulándolos y mejorando la circulación sanguínea de los mismos. Por lo que consigue
eliminar cualquier tipo de fatiga causada por la digestión.

6. Supta Matsyendrasana (Giro supino)
Es muy recomendable tratar de relajarse y mantener la postura durante varias respiraciones
profundas o tanto tiempo como sea posible, para fortalecer y estimular los músculos
abdominales.

7. Savasana
Finalmente, con esta asana, conseguimos calmar el sistema nervioso, ayudando a
contrarrestar los efectos del estrés que suelen provocar condiciones como las molestias
digestivas que hemos comentado.



Bibliografía consultada:
El yoga terapéutico – Pierre Jacquemart, Saida Elkefi.
Yoga para mi bienestar: Me escucho, me cuido, me quiero – Xuan Lan
Kumar, Asima; PS, Vijayakumar; AU, Sahana Murthy. Yoga therapy for metabolic syndrome – a review.  Journal of ayurveda and integrated medical sciences (issn 2456-3110).

Compartelo en tus redes: