AROMATIZA TU PRÁCTICA DE YOGA & MEDITACIÓN

Cada flor, cada ser de la naturaleza tiene su propia energía, su propia esencia y aroma que transmite un mensaje emocional y psicoactivo. Fragancias únicas que nos transmiten sensaciones, que nos envuelven y despiertan nuestros sentidos. Esencias naturales que nos inspiran bienestar, calman, nos brindan energía y vitalidad, que nos acercan y conectan con nuestro entorno natural, con la Madre Tierra. Aromas que incluso consiguen influir en el equilibrio de nuestro organismo y en el propio estado de ánimo, en la forma en que nos sentimos y en cómo sentimos lo que nos rodea. Es increíble por ejemplo cómo la fragancia de la cáscara de naranja nos hace sentirnos más alegres, más felices y positivos con nosotros/as mismos/as y con nuestro entorno. O cómo la flor de loto nos inspira serenidad y relax, el bienestar de nuestra mente y emocionalidad. Y es que la naturaleza tiene la capacidad de brindarnos todos los elementos que nos ayudan a alcanzar el equilibrio, la armonía y la salud en nuestro dualismo cuerpo y mente.

Precisamente cuando practicamos yoga y meditación buscamos un estado de relajación y armonía profundo, equilibrar las energías y pensamientos, y obtener un mayor sentimiento de bienestar en nuestras vidas. Obtener paz en nuestra mente y reforzar nuestro cuerpo, despojarnos de todas esas energías negativas que no nos dejan avanzar, para llenar nuestras vidas de energías positivas y permitir que fluyan.

Gracias a la aromaterapia, podemos redescubrir las sensaciones de calma, paz interior y equilibrio, que muchas veces la sociedad actual y los ritmos de vida a destiempo no ayudan a obtener las condiciones óptimas para lograr nuestro bienestar en el plano físico y mental. En este contexto, los aceites esenciales nos proporcionan una gran ayuda. El aroma y la energía única de cada esencia actúan sobre el organismo, y activan nuestro sistema límbico, que es el centro de las emociones y la memoria. El uso de estos aceites esenciales en la práctica de yoga o meditación, ayudan a potenciarlas, creando una relación de sinergia que es ampliamente beneficiosa para nuestro organismo. Los aceites se pueden aplicar de diferentes formas: por inhalación, por masaje, por baños aromáticos, etc.

Tenemos que tener en cuenta y valorar la calidad de los aceites esenciales y vegetales que vamos a utilizar;  puesto que sin ésta no podremos obtener los resultados que buscamos. Es necesario que los aceites esenciales sean de origen certificado; no podemos caer en la imprecisión de comprar un aceite esencial que no esté definido tanto a nivel botánico como químico, información fundamental si queremos usar la aromaterapia de forma seria y eficaz.

Algunas de las esencias que son ideales para la práctica de Yoga o Meditación son: Aceite esencial de Geranio, Sándalo o Neroli, ideales para restablecer los niveles de estrés o ansiedad y enfocarnos en una práctica más meditativa. Además, por ejemplo, el aceite de geranio como uso tópico es muy indicado como antiséptico y tónico cutáneo reafirmante.
Otros como los aceites esenciales de incienso, palo santo, o el jengibre crean un ambiente embriagador para expulsar las energías negativas y atraer las positivas, una gran ayuda para equilibrar nuestras energías y restablecer nuestra armonía. La lavanda y la hoja de naranjo son conocidas por sus propiedades relajantes, una gran ayuda para conseguir un estado de relajación óptimo para nuestro bienestar. Naranja y mandarina consiguen despertar nuestras emociones, influyen en el estado anímico, nos transmiten sensaciones de paz, calma, felicidad, alegría energía y vitalidad.

En general el uso de los aceites esenciales durantes la práctica de yoga y meditación potencian considerablemente los beneficios de ambas, y nos ayudan a alcanzar más fácilmente el bienestar de nuestro ser integral.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *